Crisis vitales

¿Qué es una crisis vital?  Las crisis vitales son acontecimientos que hacen que nuestra vida cambie de repente, que tome un rumbo nuevo.  Las más importantes son:

  • Muerte de la pareja o de un familiar cercano
  • Diagnóstico de una enfermedad crónica o terminal
  • Ruptura de la pareja
  • Pérdida del trabajo
  • Cambio de país de residencia

¿Qué ocurre en estos casos?  Todo trauma tiene unos síntomas asociados, lo que se conoce como “estrés postraumático“.  La American Psychiatric Association recoge en su Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales los síntomas de estrés postraumático, de entre los que cabe destacar: la dificultad para conciliar o mantener el sueño; la irritabilidad; la sensación de desapego frente a los demás; los recuerdos recurrentes, y el malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos que recuerdan algo del acontecimiento traumático.

¿Cuánto pueden durar estos síntomas?  No soy yo el experto a quien consultar sobre este punto, pero el refranero popular es sabio en estos temas, y dice: “El tiempo lo cura todo“.  Y así es.  Cada persona tiene su ritmo.  Unos pueden tardar más y otros menos, pero todos pasan por las siguientes fases donde la percepción de su propia competencia sube y baja como una montaña rusa.

Las fases de la actitud ante los procesos de cambio no intencional son:

  1. Sorpresa.  La percepción de nuestra propia competencia cae, pero sin llegar a ser muy acusada.
  2. Negación.  Durante esta fase la percepción de nuestra competencia sube hasta niveles similares a los que teníamos antes del evento traumático.
  3. Reconocimiento racional.  Durante esta fase la percepción de nuestra competencia comienza a bajar de forma vertiginosa.
  4. Aceptación emocional. Es el momento más bajo de todo el proceso.  Es cuando “tocamos fondo“.
  5. Experimentar (y permitir errores). Nuestra percepción comienza a subir, pudiendo situarse en niveles superiores a los que teníamos antes del acontecimiento.
  6. Entendimiento, integración. La percepción de nuestra competencia sigue aumentando con el tiempo.

¿Cómo puedo facilitar el cambio?  El proceso para facilitar este tipo de cambios es el siguiente:

  1. Aceptar que estoy involucrado en un proceso de cambio.
  2. Identificar los obstáculos y enfrentarlos.
  3. Clarificar mi intención de cambiar.
  4. Escuchar y atender las relaciones.
  5. Diseñar acciones y comprometernos a ejecutarlas.
  6. Disfrutar del proceso.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s